top of page
  • CSG

ARRIBAS

Le Corbusier, autodidacta sensible, no fue a la universidad y sin embargo, se convirtió en uno de los grandes representantes de la arquitectura del S.XX.


Si Bramante le regaló a los Reyes Católicos San Pietro in Montorio, ochenta años más tarde, Juan de Herrera quiso regalarle a su nieto Felipe II, el más bello templete renacentista en el Patio de los Evangelistas del Monasterio de El Escorial.


Gracias a nuestro gran amigo Antonio Arribas, insigne arquitecto y hermano de abad agustino, pudimos acceder a una visita personalizada por los espacios más privados de la joya del renacimiento español. De repente, los espacios escurialenses más exclusivos, bibliotecas, templetes, criptas, colosales escaleras, sacristías, grandiosas batallas y jardines, se abrieron solo para nosotros.


Y como Le Corbusier en su Real visita al Monasterio en 1.928, “que puedo enseñar yo de arte moderno a esta nación que ha creado El Escorial”, o Aalto en 1.951 “en su búsqueda del inconsciente”, ineludiblemente, ya formamos parte de la sumisa corte de Felipe II.



F.N.




115 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

DICOTOMÍA

ÍÑIGO

bottom of page