• CSG

KANT


Hace ya muchos años que leí “La insoportable levedad del ser” de Kundera, y solo recuerdo su reflexión sobre la levedad de la felicidad, que la supeditaba únicamente a la repetición, a la rutina.


Felicidad = rutina.


Y como lo prometido es deuda, me gustaría esbozar una pequeña reflexión conectada con la vida de Kant.


Apegado a la rutina, esclavo de su propia condición, “no podía hacer otra cosa sino filosofía, en la que todo es calma, quietud y estructura”. Por eso Kant nunca salió de su pueblo, era puntual, riguroso, metódico, …, ¡porque era feliz!


Feliz en su entorno, paseando, dando clase, con sus libros, sin viajar, sin comidas exóticas, sin la adrenalina de nuevas experiencias diarias.


¡Como mi padre!



F.N.




136 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

P.A.S.

PASIÓN

P.E.F.