top of page
  • CSG

DREXLER

Hace bastantes años, cuando todavía jugaba al fútbol con mis hijos mayores y mis tres queridos sobrinos Antonio, Fernando y Luis, la propietaria de una imponente vivienda me llamó para que le hiciésemos una gestión en el Ayuntamiento. El trámite tuvo tan poca importancia que, aún a pesar de su insistencia, no le cobramos ningún tipo de honorarios.


No volví a saber de ella, salvo, diez, quizás quince años después. Carmen, distinguida mecenas, me volvió a llamar para reunirnos en su casa y, prometió servir té y pastas.




Hay una canción de Jorge Drexler “Todo se transforma”, que dice, “…de algún lejano rincón, de otra galaxia, el amor que me darías, transformado, volvería algún día, a darte las gracias.



En aquella tertulia de mesa redonda, en la que al principio me costó reconocer a Carmen, antaño joven y resuelta, me dijo que, ya viuda, había decidido vender su casa e irse a vivir de manera permanente a Suiza. Con lágrimas de ojos agradecidos, me entregó su, para mí, regalo más valioso, dos imponentes esculturas de más de dos metros de envergadura que, esta vez, henchido de gratitud, y también con lágrimas en los míos, no supe rechazar.


Querida Carmen: ambas esculturas forman, desde hace mucho, parte de nuestro hogar y nuestra vida, son descomunales, sutiles, etéreas, pero sobre todo, producto del amor desmesurado de un corazón excesivamente agradecido.


F.N.





93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

P.A.S.

TRASMONTE

P.E.F.

bottom of page